Date un viaje a Santo Domingo

Santo Domingo te va a encantar

Playas, clima tropical, música durante toda la noche y cientos de años de historia fascinante hacen que la capital de la República Dominicana sea un destino embriagador.

Algunas razones por las que visitar Santo Domingo

1. Catedral de Santo Domingo

Esta catedral primada fue consagrada en 1504 y se ubica junto al parque Colón. Se asegura que, en su momento, albergó los restos del descubridor de América, antes de que fueran trasladados al museo Faro a Colón.

2. Impresionante clima tropical

Las temperaturas en Santo Domingo casi nunca bajan de los 21 ºC y muy pocas veces resultan demasiado altas. Con un sol casi permanente y gran cantidad de playas, solo debes evitar visitar la ciudad en la temporada de huracanes para disfrutar de unas vacaciones climatológicamente perfectas.

3. Deliciosa comida dominicana

Santo Domingo es un destino gourmet menos valorado de lo que se merece. En sus principales restaurantes encontrarás delicias locales como el pollo guisado, el puré de plátano, los siete guisos de carne y los pasteles tradicionales.

4. Playas maravillosas

Santo Domingo está a pocos kilómetros de los idílicos complejos de playa caribeños, entre ellos Boca Chica. Alquila un coche y recorre la costa, pisa descalzo sus playas, sumérgete entre corales vírgenes y cena en los restaurantes ubicados frente al mar.

Qué hacer en Santo Domingo

1. Admirar la arquitectura colonial

Santo Domingo fue una de las primeras ciudades que fundaron los españoles cuando llegaron al Nuevo Mundo. Por eso el núcleo de la ciudad moderna sigue produciendo la sensación de estar en el siglo XVI. La catedral primada de América, que data de 1514, la Fortaleza Ozama, todavía más antigua, el Alcázar de Colón y el Panteón Nacional figuran entre sus incomparables atractivos.

2. Explorar el parque nacional Los Tres Ojos

Este parque nacional es una de las atracciones más visitadas de la República Dominicana, un oasis con cuevas centenarias al aire libre, escarpados escalones de cenotes hundidos, arcos y piscinas de agua dulce.

3. Tomar el pulso a la vida dominicana en el malecón

El tramo de costa de Santo Domingo, a lo largo del mar Caribe, siempre está repleto de nativos y turistas. El muelle comienza en la desembocadura del río Ozama y se extiende hacia las aguas abiertas, mostrando olas azules brillantes hasta donde alcanza la vista. Ofrece un relajante paseo a cualquier hora del día o de la noche, aunque las puestas de sol son especialmente maravillosas.

4. Desconectar en los jardines botánicos

Los jardines botánicos de Santo Domingo son los más grandes y famosos del Caribe. En el jardín botánico Nacional Dr. Rafael M. Moscoso, las plantas nativas adquieren el principal protagonismo, aunque también hay centenares de orquídeas, un auténtico jardín japonés y serenos senderos por los que pasear.

5. Comprar en el Mercado Modelo

Se pueden encontrar artesanías locales, especialidades y golosinas en este espectacular mercado situado a las afueras de la zona colonial. Tanto si buscas obras de arte caribeñas, cigarros puros dominicanos y cubanos, licores únicos o joyas de ámbar de alta calidad, este es tu destino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *